CELEBRANDO LOS 98 AÑOS DE LA ALIANZA DE AMOR


                           18 de OCTUBRE  1914—2012

                             CELEBRANDO LOS   98 AÑOS DE LA ALIANZA DE AMOR SELLADA

                                 POR EL  PADRE JOSÉ KENTENICH 

 

DIANA ZUNINI – ALICIA GRANIERI     29 de octubre 2012

 

En el Santuario de la Madre y Reina del Pueblo- Paso Mayor,  se celebró  el 98 Aniversario de la Alianza de Amor   y el comienzo del AÑO  DE LA MISIÓN.

Con una hermosa tarde de sol, llegaron al Santuario misioneros de la ciudad de Bahía Blanca, de Dorrego, de Pigüé, Punta Alta, Carhué: la Misa fue celebrada por los Padres  Esteban Casquero,   Párroco de Dorrego  y  el Padre Hugo Díaz Súnico, Párroco de Pigüé.

Misa en el Santuario

Comenzando la Misa a las 17 horas, el Padre Esteban en su Homilía  se refirió al Año de La Fe  y el cierre del Año del Santuario y el comienzo del Año de la Misión realizando una catequesis del Hito del 31 de Mayo de1949, donde recordó el llamado del P. Kentenich a la “Cruzada del 31 de Mayo”,  una llamada a la Misión del pensar, vivir y amar orgánico.

La Campaña  de la Virgen Peregrina preparó como un gesto misionero, pequeñas Imágenes  Peregrinas que llevan las cintas  con los colores elegidos por Joao,  verde, por la Juventud, azul, por la familia y amarillo, la formación y la misión. Estas  imágenes, bendecidas por el P Casquero,  serán llevadas por las personas que la reciben, a otros que no conocen al Movimiento, a la Mater o al Santuario, una forma de misionar llevando a Jesús por María.

La Campana de la Pascua anunció el Año Misionero

Fuera del Santuario se encendió el  Cirio  dando comienzo al año de la Misión, el P Hugo hizo que la Campana de la Pascua del Santuario anunciara fuerte  ese momento.

Se leyó el Rito  de la Apertura del Año de  la Misión, se encendieron las velas, luz que iluminará a aquellos que permanecen en la oscuridad. En el Memorial del Padre Kentenich  se  rezó la Oración del Jubileo y los peregrinos tomaron piedras y las depositaron junto al memorial, recordando las palabras del Padre “Todos tenemos la posibilidad de transmitir a otros lo que hemos aprendido. Es como una piedra que se lanza al agua. Al principio produce un círculo pequeño, después el círculo va creciendo más y más, hasta que alcanza la orilla! Ud. son las piedras que yo lanzo al agua!”  . Luego cada uno puso su mano en la mano del Padre:” Padre tu Herencia nuestra Misión”

Fueron entregadas las  pequeñas Peregrina bendecidas y se rezó por aquellos que las recibirán, quemando el Capital de gracias junto al Santuario cantando acompañados por la guitarra de Patricia.

Culminando una tarde llena de emociones y bendiciones, habiendo recibido el envío misionero, se compartió   la alegría de  haber  vivido  momentos de Alianza  con el hermano  con unos mates y dulces.