«Padre vamos contigo. Nuestro corazón en tu corazón. Nuestro pensamiento en tu pensamiento. Nuestra mano en tu mano. Padre, tu herencia nuestra misión.


 

 

 

 

Jazmin Briatore_ Dorrego febrero 2018

Como muchos sabemos el Padre José Kentenich por el año 1947 estuvo los días 5, 6 y 7 de Junio en nuestra Parroquia «La Inmaculada» Dorrego . A raíz de esto el Padre Esteban Casquero propuso la idea de colocar una imagen del Padre Kentenich y otra de la Mater.

Ayer antes de la bendición final de la Misa se bendijo la imagen ya colocada en la futura entrada de la Capilla del Santísimo, donde próximamente se ubicará debajo de la imagen una placa diciendo:
«Padre vamos contigo. Nuestro corazón en tu corazón. Nuestro pensamiento en tu pensamiento. Nuestra mano en tu mano. Padre, tu herencia nuestra misión.
El P. José Kentenich permaneció en esta Parroquia los días 5, 6 y 7 de Junio de 1947.»
Minutos antes de esta bendición se leía la Lectura de Jeremías 17 5-10 y posteriormente el Salmo: «Dichoso el hombre que confía en el Señor» PROVIDENCIA; ya que uno de los tantos temas que mas hacia hincapié el Padre Kentenich era en la Confianza Divina, en la entrega total sin reservas a Dios, saber que nuestras fuerzas no son suficientes, que los tiempos del Señor no son los nuestros y que de su mano, y siguiendo su voluntad no flaquearemos.
«Quien tiene a Dios como báculo y apoyo, está siempre tranquilo y sereno» PM
Al finalizar la bendicion de esta imagen salimos en procesión hasta la imagen de la Mater (ubicada en la Pared externa de la Secretaría Parroquial) la cual el Padre bendijo y al finalizar nos consagramos a ella.

Ambas imágenes fueron realizadas por Diego Gaboto y obsequiadas al Padre Esteban. Agradecemos a Diego por haber brindado el don que Dios le dio para hacer dichas imágenes, recemos por el para que Nuestra Madre siempre lo cobije y para pedirle por sus intenciones. También agradecemos al Padre Esteban por habernos dejado esas imágenes las cuales serán un recuerdo vivo de su paso por nuestra comunidad, de sus obras tanto físicas como espirituales que guardaremos en nuestros corazones. Rezaremos siempre por vos, por tu futura comunidad y para que sigamos unidos como Familia en las Manos del Padre.